Jack Nicholson, el eterno tormento de “Morticia” Destacado

Sábado, 08 Julio 2017 02:03 Escrito por  Maricela Flores Publicado en Historias Visto 86 veces

Detrás del rostro de la afamada Anjelica Huston, hay una historia llena de desamor y violencia

Morticia es un personaje que todos ubicamos, sí, ese que fue interpretado por la actriz Anjelica Huston, y que marcó a toda una generación con las aventuras de La Familia Adams, pero pocos conocen la historia de sufrimiento que esta actriz lleva a cuestas.

Anjelica nació el 8 de julio de 1951 en Los Ángeles, California, en Estados Unidos. Muy lejos de ahí, en el corazón de la selva del Congo belga, su padre, John Huston, se concentraba en el rodaje de la película La reina de África cuando un mensajero le entregó un telegrama con la noticia de que se había convertido en padre.

Cuando Katharine Hepburn, protagonista de la cinta vio que Huston se metió el papel al bolsillo, le preguntó: “Por Dios, John, ¿qué dice?”. A lo que él respondió: “Es niña, su nombre es Anjelica”.

La actriz, hija de la modelo y bailarina Enrica “Ricki” Soma, pasó los primeros años de su infancia en Galway, Irlanda. Cuando tenía 11 años de edad, sus padres se divorciaron, ya que John había tenido un hijo fuera del matrimonio, por lo que se fue con su madre a vivir a Londres.

Cuando Anjelica Huston tenía 17 años, su madre murió en un accidente automovilístico, algo que la afectó a lo largo de su vida.

A finales de los años 60, debutó como actriz. Participó en Hamlet (1969) y protagonizó la película medieval dirigida por su padre A Walk with Love and Death (1969), ésta última no recibió muy buenas críticas.

A principios de los años 70, se trasladó a los Estados Unidos, pero ahí se desempeñó principalmente como modelo. Anjelica regresó a la pantalla grande hasta 1976, con la cinta The Last Tycoon.

Gracias a una actuación en otra cinta de su padre, Prizzi's Honor (1985), Anjelica Huston ganó el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto. Después de esta cinta, la actriz californiana fue nominada a la estatuilla por Enemies: A Love Story (1989) y The Grifters (1990).

Pero sin duda, uno de sus trabajos más recordados es el de Morticia en The Addams Family (1991) y Addams Family Values (1993). Aunque este papel no fue inicialmente interpretado por ella, pues Carolyn Jones ya le había dado vida. Sin embargo, con estas dos cintas, Anjelica logró que se hiciera famoso a nivel internacional.

La relación con su padre

 En sus memorias, la actriz norteamericana de 66 años de edad, rememora su vida y reconoce la influencia determinante que su padre, John, tuvo sobre ella, a pesar de la indiferencia que le mostró durante su infancia.

 Si ves las fotos de Anjelica junto a su padre, cuando era adolescente, pensarías que esa etapa de su vida estuvo llena de momentos especiales y risas compartidas, pero el afecto de John por su hija, apenas si era notorio. El hombre estaba más preocupado por su trabajo, produciendo películas, que en las necesidades de su hija.

Grandes y tormentosos amores

Al llegar a los Estados Unidos, conoció a Jack Nicholson, de quien se enamoró perdidamente, y con quien sostuvo una tormentosa relación sentimental de 16 años, aunque nunca llegaron a casarse. La actriz ha señalado que nunca se dio cuenta de que Jack era un mujeriego de primera, aunque eso sí, era bastante discreto.

Una vez, al descubrir una infidelidad, Anjelica se le fue encima al actor, golpeándolo varias veces en la cabeza y los hombros.

Otro triste episodio en su relación, fue cuando Nicholson le reveló que la actriz Rebecca Broussard estaba esperando un hijo de él. Fue en 1989, que el actor llamó a Huston para invitarla a cenar. Jack le dijo: “Tengo algo que decirte. Alguien va a tener un bebé”. Así, con esas palabras, terminó de romper su corazón.

Aunque Jack Nicholson estaría junto a la madre de su hijo, no quería que su relación con Anjelica cambiara, pero la actriz recordó cuando su padre les reveló a ella y a su hermano que tenía otra familia. Así que fue tajante en su respuesta y decidió terminar con su romance.

El actor no se daba por vencido y seguía buscándola, de hecho, en la Navidad de 1989, le envió una pulsera de perlas y diamantes que en algún momento, Franck Sinatra le había regalado a Ava Gardner. En la nota del obsequio, escribió esta dedicatoria: “Estas perlas de tu cerdo. Con los mejores deseos para las fiestas. Disfrútalas. Tu Jack”.

Pero en una de las tantas rupturas que tuvo con Jack, Anjelica comenzó a salir con el actor Ryan O'Neal, de quien se separó al vivir una de las experiencias más violentas de su vida. Él era boxeador aficionado, y la agredió en una fiesta. Por alguna razón, nada justificable, la tomó por el cabello y le dio un cabezazo en la frente.

Su último amor

 Su único marido fue Robert Graham, un escultor mexicano-estadounidense que vivió y se consagró como artista plástico. Se estableció en Los Ángeles y sus monumentales obras en bronce son reconocidas por resaltar a la figura humana.

 Se casaron en 1992 y vivieron en una casa de cinco pisos diseñada por el mismo Graham, en Venice, California, hasta que él falleció el 27 de diciembre de 2008. Anjelica no quería vivir en un lugar lleno de tantos recuerdos, por lo que en 2014, vendió el inmueble por 11 millones de dólares. Desde ese entonces no ha querido rehacer su vida.

 La actriz nunca fue madre, quizá, uno de los motivos es que con el amor de su vida (Jack Nicholson) no lo consiguió, y por otro lado, estuvo entregada a su carrera profesional.

 

 

 

 

 

 

 

 

Modificado por última vez en Sábado, 08 Julio 2017 02:15