Origen de la Rosca de Reyes

Viernes, 05 Enero 2018 23:27 Escrito por

El origen de la Rosca de Reyes es fundamentalmente religioso. Data  de la búsqueda de los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar, para rendir tributo al Rey de los Judíos. Los 3 Reyes viajaron desde el Oriente hasta Jerusalén guiados por una estrella, preguntando al Rey Herodes si ya había nacido el nuevo Rey de Judea. El celoso Herodes, al enterarse del advenimiento del nuevo Rey, incitó a los Reyes Magos a continuar la búsqueda y pidiéndoles que en cuanto lo encontraran se lo hicieran saber para que él también fuera a adorarlo. Temeroso de que el Mesías le arrebatara el poder, Herodes mandó asesinar a todos los bebés que tuvieran hasta dos años de edad. El día en que finalmente los Reyes Magos conocen al niño se le conoce como la Epifanía, encuentro que justamente simboliza la Rosca de Reyes.

Para comenzar, la forma circular de la Rosca  de Reyes representa para los cristianos el círculo infinito del amor a Dios, ya que no tiene ni principio ni fin. Las frutas secas y cristalizadas que adornan el delicioso pan simbolizan las coronas de los Reyes, mientras el muñequito escondido en la rosca refleja los tiempos en los que la Sagrada Familia tuvo que huir a Egipto y ocultar al Mesías para protegerlo del cruel Herodes. Cuando comemos el pan, estamos haciendo la comunión con Dios.

 La tradición de la partida de la Rosca de Reyes data del siglo XIV en Francia. La manera de compartirla era un ritual: la primera rebanada era para aquél que fuera pobre o que llegara sin avisar al hogar. La siguiente era para los ausentes, es decir, los hombres que estaban en la armada del Rey y eran enviados a la guerra. Finalmente se compartía entre el resto de los presentes. Esta tradición se expandió a otros países de Europa y América.

En la actualidad, en Francia, una persona, por lo general un niño, se esconde bajo la mesa o se le vendan los ojos y al cortar un pedazo de rosca se le pregunta: "¿Para quién es?", entonces, el elegido menciona un nombre. Si se tiene suerte, puede encontrarse dentro del pan un haba o una moneda, lo que significa que esa persona será el Rey o la Reina del día.

 En México la manera de partir la rosca es diferente, pues en el pan se esconden muñequitos de plástico que simboliza al niño Dios y cada quién escoge al azar qué pedazo de rosca quiere, decidiendo así su suerte. A quienes les salen los muñequitos, automáticamente se convierten en madrinas o padrinos del niño y deben llevarlo a bendecir a la iglesia y festejar el acontecimiento con tamales y atole el 2 de febrero, Día de la Candelaria.

 

 

 

 

 

 

 

 

Al principio ni eran reyes ni eran tres. En origen, debieron ser sacerdotes persas con conocimientos de astronomía. Su imagen actual se ha ido fraguando a lo largo de la historia

No, nos referimos a si los Reyes Magos existen realmente. Por supuesto que existen. La cuestión es quiénes eran realmente esos personajes que, según la tradición, acudieron a Belén a adorar al Mesías recién nacido y que en España se han convertido en los visitantes más esperados cada Navidad por los canijos de todo el país.

¿De dónde procedían esos enigmáticos personajes? La aproximación a las fuentes escritas y las manifestaciones artísticas que se refieren a ellos refleja visiones muy diversas de estas figuras míticas y algunas muy alejadas de la ingenua visión infantil que los percibe como meros portadores de presentes y alegría. La historia del arte recoge ejemplos de representaciones en los que los Reyes aparecen como anunciadores del apocalipsis: Los Reyes no solo habrían acudido a Palestina para celebrar el nacimiento del Niño, sino también para señalarlo como el elegido, el futuro hombre que habría de morir para salvar con su sacrificio a la humanidad. Así se explica que San José aparezca en algunas representaciones entristecido ante la visita de los Magos de Oriente.

En la misma lógica entienden algunos críticos el papel simbólico que desempeña la mirra en la iconografía. De los tres presentes que según la tradición los Reyes llevaron a Belén, oro, incienso y mirra, este último es el que aparece más tardíamente en las representaciones artísticas. El significado funerario de este último elemento estaría dando fe del cariz de estos personajes como anunciadores también de la muerte dolorosa y resurrección redentora del Mesías recién nacido. Pero estas connotaciones escatológicas les han importado muy poco a los niños que esta mañana andaban como locos desenvolviendo sus regalos.

Fuerzas del bien y del mal

Pocas son las certezas históricas en torno a los Reyes. Se sabe que en un principio los Reyes no eran reyes. Según cuenta el profesor de la Universidad de Florencia, Franco Cardini, en unas conferencias organizadas por la Casa Árabe en diferentes localidades españolas, «los textos bíblicos hablan de unos magos que llegaron de oriente; así los menciona el texto griego del Evangelio de San Mateo, que es el que se conserva». De su carácter regio, no se dice nada. Según cree Cardini, debieron de ser en realidad sacerdotes de la religión mazdea, predominante entre los persas en la época en la que según la fe de los cristianos vino al mundo el hijo de Dios. El mazdeísmo se basaba en la oposición entre dos principios divinos, uno bueno llamado Ormuz, creador del mundo, y otro malo, de nombre Ahrimán, que sería una fuerza destructora. Los persas eran uno de los pueblos más hostiles a la dominación romana.

Cardini, que ha seguido la pista de los Reyes Magos a través de los textos y las imágenes, subraya que San Mateo no especifica cuántos fueron los magos adoradores de Jesús ni cuáles los tres presentes que ofrendaron a Jesús. De hecho hay evangelios apócrifos que refieren a cuatro, cuarenta o incluso más magos. Lo que sí cuenta Mateo es que estos brumosos personajes son astrólogos o astrónomos.

La imagen que en la actualidad se tiene de los Reyes Magos se iría perfilando con adiciones posteriores. El ascenso de los magos a la categoría de reyes no aparece hasta el siglo II. Será Tertuliano quien afirme que los sacerdotes astrónomos pueden ser también identificados como reyes de sus países. Es con este autor latino con quien aparece la figura del rey viejo, el Melchor al que admiran muchos niños en la actualidad. La primera referencia al hecho de que los Reyes sean tres la ha encontrado Cardini en las catacumbas de Priscilla, en Roma. En esta necrópolis paleocristiana, excavada a partir del II a. C. aparecen las representaciones de tres figuras que desfilan ante la Virgen y el Niño Jesús.

La leyenda de los tres magos atravesó el periodo difícilmente escrutable históricamente de la Alta Edad Media, en medio de las reflexiones de los sabios de entonces que más huella han dejado en la posteridad, como Beda el Venerable o Isidoro de Sevilla. También tiene raíz medieval la tradición que afirma que los restos mortales de Melchor, Gaspar y Baltasar se conservan en la Catedral de Colonia.

Las diferentes caracterizaciones de los reyes son de aparición tardía. En un principio, las tres figuras presentaban rasgos similares y resulta difícil determinar el momento exacto en que uno de ellos se convirtió en un anciano con barba blanca y los otros dos en un hombre de pelo claro y un negro. De cualquier modo, a partir del siglo XV se encuentran en la iconografía estos tres perfiles ya claramente definidos.

Antes, en 1306 el pintor florentino Giotto di Bondone incorpora al imaginario la estrella fugaz que guió a los inmortales viajeros. Es él quien, según explica Cardini, introducirá la imagen de la conocida estrella de Belén como una estrella fugaz. En realidad, lo que dibujó el artista italiano fue el cometa Halley, que aquel año fue visto en el cielo de Europa, causando una honda impresión que quedó patente en los escritos de todos los cronistas. Giotto, mientras la mayoría de sus contemporáneos interpretaron la aparición del astro como un mal augurio, decidió darle la vuelta a la superstición e introdujo la estrella como signo de noticia jubilosa en su cuadro «La adoración de los Reyes Magos». Esta mañana, siete siglos después, los niños de todo el España, han celebrado la que sin duda es para ellos la noticia del año.

 

 

 

 

 

 

 

 

Se convirtió en un ícono de la lucha libre mexicana, una estrella que nunca perdió su máscara

Si de lucha libre se trata, México ha tenido en su haber a grandes estrellas, como El Santo, El Cavernario y Blue Demon. Aunque el primero era la gran estrella de México y tuvo una mayor exposición mediática, el enmascarado de azul logró despojarlo del título Welter.

Alejandro Muñoz Moreno nació el 24 de abril de 1922 en el estado de Nuevo León. Sus padres, Donato Muñoz y Damasia Moreno tuvieron 12 hijos, y Alejandro fue el quinto de ellos. Desde pequeño, su personalidad se distinguió por ser diferente a la de los demás niños de su edad.

La escuela no era lo suyo, sólo estudió hasta el cuarto grado de primaria y las labores del campo que le encomendaba su padre no le satisfacían, pues no quería estar condenado a ese trabajo durante toda su vida. En la adolescencia se integró a una banda musical en la que aprendió a tocar el trombón y desarrolló su gusto por la música.

 

Una nueva vida en Monterrey

Muñoz Moreno decidió cambiar de aires, cuando su familia recibió la visita de unos tíos que venían de Monterrey. Al ver su buena vestimenta, se dio cuenta que en las ciudades grandes podría irle un poco mejor y decide abandonar el pueblo de Rinconada, para dejar atrás las carencias en las que vivió.

Sus tíos lo recibieron en casa, pero como Alejandro era menor de edad (tenía 11 años) y no podía trabajar formalmente, se ganaba la comida realizando diversas tareas en el hogar. A los 17 años, los ferrocarriles nacionales comenzaron a demandar mano de obra extra y pudo conseguir empleo como peón. Cuando ya tuvo la edad suficiente, fue contratado como asistente de maquinista.

 

Sus inicios en la lucha libre

Entre sus compañeros de trabajo conoció a Rolando Vera, quien aparte de trabajar en los ferrocarriles era luchador profesional y daba clases de esa disciplina. Alejandro se animó y estuvo entrenando con él por más de tres años. En esa etapa, Alejandro conoce a Goyita, con quien luego de dos años de noviazgo, se casó el 16 de febrero de 1947, y con quien tuvo dos hijos: Alejandro y Marla.

El 31 de marzo de 1948 fue el día en que Alejandro Muñoz debutó como luchador profesional, en la ciudad de Laredo, Texas. Subió al ring con el nombre de Blue Demon, con una máscara de piel, mallas, y zapatillas azules, pero era un uniforme muy distinto al que usó durante toda su carrera.

Su rival fue Chema López, un luchador más experimentado, pero que a pesar de eso no pudo ganar el combate al Demonio Azul. Eses día, Alejandro tuvo dos grandes alegrías: ganó la lucha y nació su primogénito.

A partir de esa fecha, Blue Demon inició su carrera como luchador en Nuevo León y posteriormente fue invitado por Jesús Lomelí a la Ciudad de México, para que formara parte de la época de oro de este deporte. Gracias a su desempeño, en 1949 fue reconocido como el Novato del Año.

 

“Los Hermanos Shadow”

Tras conocer al luchador Black Shadow, forma una pareja para presentarse en las luchas. Sus fans los idolatraban y pronto hicieron rivalidad con personajes de la categoróa de El Cavernario Galindo, El Santo, Gori Guerrero, entre otros.

Cuando Black Shadow pierde la máscara ante El Santo, éste decide quitarle la tapa con sus propias manos, lo cual iba contra el reglamento, por lo que Blue Demon sube al ring e impide esa acción. Y es ahí donde empieza la rivalidad con el enmascarado de plata.

El 7 de agosto de 1953, el Demonio Azul venció al Santo en una lucha en la Arena Coliseo, por lo que decide retarlo por el campeonato Mundial Welter. La lucha se formalizó para el 25 de septiembre del mismo año.

 

Derrota al Santo

Esa noche, en la Arena Coliseo, ante más de 9 mil aficionados. Demon demostró su superioridad y ganó la primera caída. El Santo se sintió presionado y obligó al enmascarado de azul a rendirse en el segundo asalto. En la tercera caída, Demon sorprendió al Santo con una llave de su invención “La Estaca India” y obligó a su oponente a rendirse.

El oriundo de Nuevo León se coronó como campeón de peso Welter, dejó al bando rudo y se pasó con los técnicos para complacer a sus seguidores. Su imagen se internacionalizó y en 1964 llegó al cine con la película Blue Demon, el Demonio Azul. Su carrera cinematográfica está compuesta por 26 filmes.

 

Adiós a los rings

La fecha fatal fue el 25 de noviembre de 1988 en la Arena México, donde recibió los aplausos y cariño de su público. También hizo una gira de despedida por toda la república mexican

Meses después de su retiro, el “Rayo de Jalisco” lo retó a una lucha máscara contra máscara, la cual se realizó el 30 de julio de 1989 en la Plaza de Toros de Monterrey, donde el Demonio Azul salió victorioso. Para cerrar con broche de oro su carrera, el 27 de agosto de ese mismo año, despojó de su máscara a un luchador joven, conocido como “El Matemático”.

 

Último adiós al Demonio Azul

Alejandro Muñoz disfrutó sus últimos años con su esposa, hijos y nietos, pues el 16 de diciembre del año 2000 sufrió un infarto al corazón, que le quitó la vida a los 76 años de edad.

 Su vida entera fue plasmada en una serie de televisión que lleva por nombre, simplemente: “Blue Demon”, la cual es protagonizada por Tenoch Huerta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10 datos curiosos sobre la Virgen de Guadalupe

Martes, 12 Diciembre 2017 04:20 Escrito por

El culto a la Virgen morena es una de las celebraciones más importantes de México. Conoce aquí diez curiosidades en torno a su venerada figura.

México adora a su patrona. El culto a la Virgen de Guadalupe es una de las festividades más grandes país. La fe moviliza a millones de mexicanos que van a  abrazar a su virgen morena y agradecerle los milagros cumplidos en el año.

Cada 12 de diciembre el increíble escenario de incontables fieles que llegan a la Basílica de Guadalupe en automóvil, en autobuses, a pie o de rodillas se repite al igual que los cantos de las mañanitas para su ‘morenita’.  Además de la fe, del color y de la esperanza renovada, esta celebración también está rodeada de detalles llamativos e históricos que, tal vez, no conocías. Aquí, una lista de 10 datos curiosos.  

1. La basílica de Guadalupe es el segundo templo católico más visitado del mundo. El primero, por supuesto, es la basílica de San Pedro, en Ciudad del Vaticano. 

2. Cuando la Virgen morena se le apareció al nativo Juan Diego en el cerro de Tepeyac, la Virgen de Guadalupe se habría dirigido a él en lenguaje náhuatl y le habría instruido que levante un templo allí mismo. Justamente, ese sitio era utilizado por los indígenas mesoamericanos para venerar a su diosa Tonatzin.

3. Tonatzin significa "nuestra madrecita" (se trata de un diminutivo ‘reverencial’), por lo que la adoración de la Virgen de Guadalupe se encuentra íntimamente entrelazada con la de aquella diosa de los nativos mesoamericanos.  

4. El origen del nombre Guadalupe es ambiguo. Hay teorías que sitúan su nacimiento en el mundo árabe que decantó en su variante en español. Podría provenir de ‘wad-al-hub’, (río de amor). El río Guadalupe, en Extremadura habría devenido en el de la patrona de México. La otra posibilidad podría ser en la lengua náhuatl del vocablo ‘coatlallope’)  (aplasta a la serpiente de coatl, ‘serpiente, a, preposición y llope, «aplastar»), con la que Juan Diego se habría referido a la aparición que dijo tener. Existe la posibilidad de que sea una coincidencia, donde ambas etimologías llevaron a la creación de palabras muy similares que se volvieron la mismas con el paso del tiempo.

5. La tilma original de Juan Diego en la que se ve la imagen de la Virgen de Guadalupe data del 12 de diciembre de 1531 (más de 484 años) y se conserva en perfecto estado.

6. Juan Diego Cuauhtlatoatzin fue canonizado el  31 de julio de 2002 por el papa Juan Pablo II en una ceremonia que se realizó en la Ciudad de México.

7. ¿Qué crees que es más importante para los mexicanos: la celebración del Día de la Virgen de Guadalupe o la celebración del Bicentenario de la Independencia de México?  Según datos del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), el 42% de los entrevistados dijo que el día de la Virgen era más importante,  mientras que el 24% se inclinó por el Bicentenario de la Independencia y el 28% dijo que eran iguales en importancia.

8. Según datos que se desprenden de las encuestas del GCE, entre 7 y 8 de cada 10 mexicanos celebran el culto a la Virgen de Guadalupe.

9. En un hecho verdaderamente insólito, en 2003, el periodista Rodrigo Vera (Proceso) comunicó que la imagen de la Virgen de Guadalupe había sido vendida a la empresa Viotran (financiera que mueve dinero entre México y EEUU). Habría sido el rector de la basílica, monseñor Diego Monroy Ponce, quien vendió en 12.5 millones de dólares la exclusividad de la imagen a María Teresa Herrera Fedyk, representante en México de la transnacional. El contrato estipulaba 5 años de usufructo de la imagen en chamarras, estampados, cartelería, aunque se desconoce si se ha renovado luego de ese períoso.

10. Por último, el doctor Enrique Graue, oftalmólogo mexicano reconocido internacionalmente  dijo hace varios años atrás, cuando examinó con el oftalmoscopio los ojos de la Virgen de Guadalupe: “Exploré los ojos con oftalmoscopio de alta potencia y pude ver en ellos la profundidad de un ojo como si estuviera viendo un ojo vivo”.

 

 

 

 

 

 

 

¿Quién era Juan Diego?

Martes, 12 Diciembre 2017 01:56 Escrito por

San Juan Diego nació en 1474 en el "calpulli" de Tlayacac en Cuauhtitlán, México, establecido en 1168 por la tribu nahua y conquistado por el jefe Azteca Axayacatl en 1467. Cuando nació recibió el nombre de Cuauhtlatoatzin, que quiere decir "el que habla como águila" o "águila que habla". Juan Diego perteneció a la más numerosa y baja clase del Imperio Azteca, sin llegar a ser esclavo. Se dedicó a trabajar la tierra y fabricar matas las que luego vendía. Poseía un terreno en el que construyó una pequeña vivienda. Contrajo matrimonio con una nativa pero no tuvo hijos.

Entre 1524 y 1525 se convierte al cristianismo y fue bautizado junto a su esposa, él recibió el nombre de Juan Diego y ella el de María Lucía. Fueron bautizados por el misionero franciscano Fray Toribio de Benavente, llamado por los indios "Motolinia" o " el pobre".

Antes de su conversión Juan Diego ya era un hombre piadoso y religioso. Era muy reservado y de carácter místico, le gustaba el silencio y solía caminar desde su poblado hasta Tenochtitlán, a 20 kilómetros de distancia, para recibir instrucción religiosa. Su esposa María Lucía falleció en 1529. En ese momento Juan Diego se fue a vivir con su tío Juan Bernardino en Tolpetlac, a sólo 14 kilómetros de la iglesia de Tlatilolco, Tenochtitlán. Durante una de sus caminatas camino a Tenochtitlán, que solían durar tres horas a través de montañas y poblados, ocurre la primera aparición de Nuestra Señora, en el lugar ahora conocido como "Capilla del Cerrito", donde la Virgen María le habló en su idioma, el náhuatl.

Juan Diego tenía 57 años en el momento de las apariciones, ciertamente una edad avanzada en un lugar y época donde la expectativa de vida masculina apenas sobrepasaba los 40 años. Luego del milagro de Guadalupe Juan Diego fue a vivir a un pequeño cuarto pegado a la capilla que alojaba la santa imagen, tras dejar todas sus pertenencias a su tío Juan Bernardino. Pasó el resto de su vida dedicado a la difusión del relato de las apariciones entre la gente de su pueblo.

Murió el 30 de mayo de 1548, a la edad de 74 años. Juan Diego fue beatificado en abril de 1990 por el Papa Juan Pablo II y proclamado santo el 31 de Julio de 2002.

 (Biografía extraída de la agencia católica de noticias ACIPRENSA).

 

 

 

 

 

 

 

La celebración de Día de Muertos

Lunes, 30 Octubre 2017 22:03 Escrito por

Las ánimas llegan en forma ordenada. A los que tuvieron la mala fortuna de morir un mes antes de la celebración no se les pone ofrenda, pues se considera que no tuvieron tiempo de pedir permiso para acudir a la celebración, por lo que sirven solamente como ayudantes de otras ánimas. El 28 de octubre se destina a los muertos que fueron asesinados con violencia, de manera trágica; el 30 y 31 de octubre son días dedicados a los niños que murieron sin haber sido bautizados (limbitos) y a los más pequeños, respectivamente; el 1 de noviembre, o Día de Todos los Santos, es la celebración de todos aquellos que llevaron una vida ejemplar, celebrándose igualmente a los niños. El día 2, en cambio, es el llamado Día de los Muertos, la máxima festividad de su tipo en nuestro país, celebración que comienza desde la madrugada con el tañido de las campanas de las iglesias y la práctica de ciertos ritos, como adornar las tumbas y hacer altares sobre las lápidas, los que tienen un gran significado para las familias porque se piensa que ayudan a conducir a las ánimas y a transitar por un buen camino tras la muerte.

El altar de muertos

Como ya comentamos, el altar es la representación iconoplástica de la visión que todo un pueblo tiene sobre el tema de la muerte, y de cómo en la alegoría conduce en su significado a distintos temas implícitos y los representa en forma armónica dentro de un solo enunciado.

El altar de muertos es un elemento fundamental en la celebración del Día de Muertos. Los deudos tienen la creencia de que el espíritu de sus difuntos regresa del mundo de los muertos para convivir con la familia ese día, y así consolarlos y confortarlos por la pérdida.

El altar, como elemento tangible de tal sincretismo, se conforma de la siguiente manera. Se coloca en una habitación, sobre una mesa o repisa cuyos niveles representan los estratos de la existencia. Los más comunes son los altares de dos niveles, que representan el cielo y la tierra; en cambio, los altares de tres niveles añaden a esta visión el concepto del purgatorio. A su vez, en un altar de siete niveles se simbolizan los pasos necesarios para llegar al cielo y así poder descansar en paz. Este es considerado como el altar tradicional por excelencia. En su elaboración se deben considerar ciertos elementos básicos. Cada uno de los escalones se forra en tela negra y blanca y tienen un significado distinto.

En el primer escalón va colocada la imagen de un santo del cual se sea devoto. El segundo se destina a las ánimas del purgatorio; es útil porque por medio de él el alma del difunto obtiene el permiso para salir de ese lugar en caso de encontrarse ahí. En el tercer escalón se coloca la sal, que simboliza la purificación del espíritu para los niños del purgatorio. En el cuarto, el personaje principal es otro elemento central de la festividad del Día de Muertos: el pan, que se ofrece como alimento a las ánimas que por ahí transitan. En el quinto se coloca el alimento y las frutas preferidas del difunto. En el sexto escalón se ponen las fotografías de las personas ya fallecidas y a las cuales se recuerda por medio del altar.

Por último, en el séptimo escalón se coloca una cruz formada por semillas o frutas, como el tejocote y la lima.

Las ofrendas y su significado

Las ofrendas deben contener una serie de elementos y símbolos que inviten al espíritu a viajar desde el mundo de los muertos para que conviva ese día con sus deudos.

Entre los elementos más representativos del altar se hallan los siguientes:

Imagen del difunto. Dicha imagen honra la parte más alta del altar. Se coloca de espaldas, y frente a ella se pone un espejo para que el difunto solo pueda ver el reflejo de sus deudos, y estos vean a su vez únicamente el del difunto.

La cruz. Utilizada en todos los altares, es un símbolo introducido por los evangelizadores españoles con el fin de incorporar el catecismo a una tradición tan arraigada entre los indígenas como la veneración de los muertos. La cruz va en la parte superior del altar, a un lado de la imagen del difunto, y puede ser de sal o de ceniza.

Imagen de las ánimas del purgatorio. Esta se coloca para que, en caso de que el espíritu del muerto se encuentre en el purgatorio, se facilite su salida. Según la religión católica, los que mueren habiendo cometido pecados veniales sin confesarse deben de expiar sus culpas en el purgatorio.

Copal e incienso. El copal es un elemento prehispánico que limpia y purifica las energías de un lugar y las de quien lo utiliza; el incienso santifica el ambiente.

Arco. El arco se coloca en la cúspide del altar y simboliza la entrada al mundo de los muertos. Se le adorna con limonarias y flor de cempasúchil.

Papel picado. Es considerado como una representación de la alegría festiva del Día de Muertos y del viento.

Velas, veladoras y cirios. Todos estos elementos se consideran como una luz que guía en este mundo. Son, por tradición, de color morado y blanco, ya que significan duelo y pureza, respectivamente. Los cirios pueden ser colocados según los puntos cardinales, y las veladoras se extienden a modo de sendero para llegar al altar.

Agua. El agua tiene gran importancia ya que, entre otros significados, refleja la pureza del alma, el cielo continuo de la regeneración de la vida y de las siembras; además, un vaso de agua sirve para que el espíritu mitigue su sed después del viaje desde el mundo de los muertos. También se puede colocar junto a ella un jabón, una toalla y un espejo para el aseo de los muertos

Flores. Son el ornato usual en los altares y en el sepulcro. La flor de cempasúchil es la flor que, por su aroma, sirve de guía a los espíritus en este mundo.

Calaveras. Las calaveras son distribuidas en todo el altar y pueden ser de azúcar, barro o yeso, con adornos de colores; se les considera una alusión a la muerte y recuerdan que esta siempre se encuentra presente.

Comida. El alimento tradicional o el que era del agrado de los fallecidos se pone para que el alma visitada lo disfrute.

Pan. El pan es una representación de la eucaristía, y fue agregado por los evangelizadores españoles. Puede ser en forma de muertito d e Pátzcuaro o de domo redondo, adornado con formas de huesos en alusión a la cruz, espolvoreado con azúcar y hecho con anís.

Bebidas alcohólicas. Son bebidas del gusto del difunto denominados “trago” Generalmente son “caballitos” de tequila, pulque o mezcal.

 Objetos personales. Se colocan igualmente artículos pertenecientes en vida a los difuntos, con la finalidad de que el espíritu pueda recordar los momentos de su vida. En caso de los niños, se emplean sus juguetes preferidos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La obra e influencia de esta gran artista plástica impactó a estrellas del espectáculo como Barbra Streisand, Jack Nicholson y Madonna

Nacida en el seno de una familia acaudalada en Varsovia, Polonia, Tamara de Lempicka, fue una pintora polaca que destacó por la belleza de sus retratos femeninos y desnudos, de pleno estilo art decó.

Su producción se centra en retratos femeninos y en desnudos de ambos sexos. Siguiendo la tendencia de lapintura art decó, pintaba mujeres etéreas, con ropajes flotantes y dedos largos, si bien dan una impresión férrea y escultural por la pincelada pulida y los marcados contrastes de luces y sombras; son sus mejores ejemplos, junto con los desnudos.

El 18 de marzo de 1980, Tamara de Lempicka muere en Cuernavaca (México). Su hija Kizette, complaciendo el sueño de su madre y acompañada del escultor mexicano Víctor Manuel Contreras (heredero de gran cantidad de las obras de la pintora), subió a un helicóptero y arrojó las cenizas de Tamara en el cráter del volcán Popocatépetl, en Puebla.

La obra e influencia de esta gran artista plástica impactó a estrellas del espectáculo como Barbra Streisand, Jack Nicholson y Madonna, de quienes se dice que coleccionaban sus pinturas.

 Por otra parte, la “Reina del Pop” se inspiró en Lempika, para su video Vogue de 1990. Mientras que la misma Madonna ocupó el cuadro de la artista titulado “Andrómeda”, para su video Open Your Heart.

 

 

 

 

 

 

En el 2008 sorprendió al mundo al mostrarse "embarazado" y, a pesar de las dificultades, afirma que ahora la vida le sonríe

Seguramente, al leer el nombre de Thomas Beatie no tengas una referencia inmediata, pero si te decimos que en el 2008 se convirtió en el primer hombre embarazado, tal vez lo recuerdes.

Este chico se convirtió en un verdadero fenómeno mundial que llamó la atención de millones de personas, pero ya han pasado varios años de eso y hoy, su vida ha cambiado por completo.

Thomas nació y creció siendo mujer. De hecho, se convirtió en modelo y ganó varios concursos, pero nunca se sintió plenamente identificado con su género, así que cuando tenía 23 años de edad, inició un procedimiento hormonal para convertirse en hombre.

De acuerdo con 20 Minutos, fue a base de cirugías y tratamientos como logró su objetivo, aunque prefirió no modificar sus genitales porque deseaba poder ser la madre de sus propios hijos, si es que éstos llegaban algún día.

Posteriormente se casó con Nancy Gillespie, con quien tuvo varios problemas para poder tener hijos, por lo que ambos decidieron que fuera Thomas quien los concibiera. Fue entonces cuando su secreto quedó al descubierto ante el mundo…

Entre 2008 y 2010 tuvieron tres hijos completamente sanos y él se convirtió en el primer hombre que era oficialmente “madre de sus hijos”. Parecía que tenía la familia perfecta, pero su matrimonio comenzó a llenarse de problemas. La pareja inició una dura batalla legal de cuatro años, y en ese periodo, Thomas se enamoró de Amber Nichols, la directora del centro escolar al que llevaba a sus pequeños, según cita Difundir.org.

Llegó al altar una vez más y, aunque afirma que pasó por momentos muy tristes al enfrentar el rechazo social en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo, hoy se encuentra nuevamente casado y afirma que la vida le sonríe.

Aunque Beatie sentía que su vida estaba en peligro por las constantes amenazas que recibía en la calle y en las redes sociales, se volvió un ejemplo para las personas que se encontraban en su misma situación.

 Ahora es un abogado que defiende a las personas transgénero y que da pláticas motivacionales. Vive en un hogar feliz y usa las redes sociales, en las que lo han insultado, para compartir las alegrías que le da la vida.

 

 

 

 

 

 

 

La historia de México lo coloca como un héroe, pero hay investigadores que afirman que nunca existió

La historia de México nos señala que el 28 de septiembre de 1810, a unos días de que iniciara el movimiento de Independencia en México, “El Pípila”, en un acto heroico, quemó el portón de la Alhóndiga de Granaditas, en Guanajuato, donde se resguardaba el Ejército Realista.

Juan José de los Reyes Martínez era un minero de San Miguel de Allende, que se unió a los Insurgentes del cura Miguel Hidalgo y Costilla, a fin de luchar por la Independencia de la Nueva España.

Era un hombre mestizo, de pelo lacio y negro, ojos rasgados, fuerte y valiente. El sobrenombre de “El Pípila” se debe a que su piel era parecida al plumaje del guajolote, y a la hembra de esta ave se le llamaba así: pípila.

Este minero acompañó al ejército de Hidalgo y Allende, desde San Miguel El Grande, su pueblo natal, hasta la ciudad de Guanajuato, donde los últimos españoles, ya vencidos, tomaron como fuerte la Alhóndiga, donde se guardaban granos y semillas. La única manera de lograr la victoria, era tomar este lugar.

Los ataques que habían realizado para llegar a la Alhóndiga parecían inútiles, por lo que Miguel Hidalgo mencionó que la única manera de entrar ahí era quemando el portón principal. “El Pípila” fue el elegido para realizar dicha acción.

De los Reyes Martínez se puso una gran losa de cantera sobre la espalda para cubrirse de los disparos, y con ella se fue arrastrando pecho tierra hacia la entrada de la Alhóndiga. En una mano portaba una antorcha y en la otra, brea o aceite, el cual untó en el portón, con lo que inmediatamente se incendió el umbral, y permitió al Ejército Insurgente penetrar la fortaleza y pelear contra los españoles para adueñarse de ella, según cita Azteca Noticias.

Así fue como contribuyó al triunfo de los Insurgentes. De hecho, se dice que participó en otras batallas, pero que finalmente regresó a trabajar en las minas y murió el 25 de julio de 1863.

Sin embargo, para muchos, “El Pípila” es un mito. Afirman que no hay pruebas, documentos o referencias que constaten su existencia.

De acuerdo con la Doctora en Historia de México, Úrsula Camba Ludlow: “este personaje revela mucho del imaginario colectivo en México, es muy difícil demostrar la existencia de 'El Pípila', hay investigadores como Carlos García, que señalan que es un mito completamente infundado”. Así lo publica El Universal.

En el libro Instrucciones para vivir en México, Jorge Ibargüengoitia, señala que en la biografía de Miguel Hidalgo y Costilla nunca se hace mención del encuentro que sostiene con Juan José de los Reyes, ni la plática en la que le encomienda la quema de la puerta de la Alhóndiga.

 El historiador Carlos Eduardo Díaz, en el texto 100 personajes pintorescos en la historia de México escribe: “Hidalgo supo que la única manera de tomar este depósito era incendiar la puerta. Por eso, exclamó con valerosa voz: '¡Pípila! La Patria necesita tu valor, ¿te atreves a quemar la puerta de la alhóndiga?'. Juan José no lo pensó. Se ató una losa a la espalda y, entre la lluvia de balas, cumplió su cometido gracias a una antorcha. Hermosa y patriótica historia. Lástima que es falsa. Hidalgo estaba demasiado lejos, a salvo de las balas, y 'El Pípila' jamás existió”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Feliz Día Del Maíz “Toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz...” -José Martí

Con una gran reputación en el mundo de la gastronomía, el maíz es el sello de la identidad de la comida mexicana. Fue en esta tierra donde se cultivó por primera vez y desde entonces lo podemos ver en las mesas de los mexicanos cada vez que nos sentamos a comer.

La UNESCO reconoció en 2010 que el maíz como una base de la cocina tradicional mexicana, que en ese mismo año se inscribió como Patrimonio Cultural Inmaterial. “Los elementos básicos del sistema son: el maíz, los frijoles y el chile”.

El papel del maíz desde la dieta prehispánica ha seguido jugando un rol importante en la cultura, para los amantes de la tortilla, de los elotes, el esquite o el pan de este manjar, no hay alimento más importante en su mesa, por ello en De10.mx queremos celebrar el Día Nacional del Maíz, con un recuento de algunos de sus beneficios.

Antioxidantes

El maíz es una fuente importante de antioxidantes que previenen la formación de radicales libres y por tanto de enfermedades cancerígenas. Algunos de sus compuestos han sido usados con éxito para combatir tumores de cáncer de mama y próstata.

Es sano para el embarazo

El maíz alberga altos niveles de vitamina B, la cual reduce el riesgo de que los bebés nazcan con defectos en el cerebro y la médula espinal. Por este motivo es ideal para las embarazadas.

Disminuye el riesgo de sufrir un ataque al corazón

La vitamina B1 que contiene el maíz disminuye la homocisteína, por lo tanto también reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón, pero es importante destacar que los estos juegan un papel importante cuando están en conjunto con los antioxidantes.

Puede protegerte del Alzheimer

Ya que el maíz tiene una gran cantidad de antioxidantes, más que otros cereales, estos ayudan a nuestro organismo a evitar los radicales libres que permiten prevenir la enfermedad degenerativa. El cereal también es alto en vitamina D.

 Combate el estrés

Debido al ácido pantoténico que contiene favorece la función de las glándulas suprarrenales que permiten que los niveles de estrés se mantengan a raya.

Tiene pocas calorías

A pesar de lo que solemos pensar, el maíz no tiene gran cantidad de calorías, pero para que conserve sólo 86 por media taza, lo mejor es no ponerle mantequilla ni mayonesa ni queso, así se mantendrá en su forma original.

Excelente fuente de fibra

Debido a su alto contenido de fibra es un excelente ayudante para la digestión, por ello su consumo permite regular los niveles de colesterol en el cuerpo, así como los de la glucosa, por lo que disminuye los riesgos de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Ayuda a para un sangrado

La medicina tradicional china suele usar el maíz para parar un sangrado, por lo cual es recomendable utilizarlo sólo en una emergencia y si no tienes otra forma de detener una hemorragia.

Puede actuar como diurético

La seda del maíz es usada para tratar los problemas urinarios, se suele tomar en té o en polvos para tratar problemas urinarios. El maíz es conocido en muchos países porque tiene propiedades diuréticas.

Ayuda a la desintoxicación

 A través de sus propiedades diuréticas, el maíz puede ayudar a combatir los problemas digestivos y urinarios, por lo cual, estos tractos si se mantienen limpios pueden dar gran comodidad al cuerpo.