Porque cuidar el medio ambiente puede ser muy sencillo.

Tal vez creas que para salvar al planeta hacen falta cambios radicales por parte de todos los gobiernos del mundo, y que una acción tuya no sirve de nada. Pero la realidad es que ayudar a cuidar el medio ambiente es mucho más fácil de lo que crees, y con pequeños cambios individuales estarás haciendo mucho.

Si te interesa cuidar el planeta pero no sabes por dónde empezar, o aún no estás listo para hacer cambios enormes en tu vida, sigue leyendo. Te presentamos 14 trucos simples que puedes incorporar en tu día a día.

 

1. Aprende a vivir con la filosofía de las 4 R.

-Rechaza: todo lo que te ofrezcan y no necesites. (Por ejemplo, una bolsa de plástico o una factura en papel).

-Reduce: el consumo de lo que sí necesitas, pero causa impacto negativo en el planeta.

-Reutiliza: sácale el mayor provecho a lo que ya tengas.

-Recicla: todo lo que sea posible.

 

2. Compra una botella para agua

Compra una botella de vidrio o acero inoxidable para llevar agua. De esta forma te mantendrás hidratado/a, ayudarás a evitar la contaminación, y a largo plazo ahorrarás dinero. Las de acero inoxidable mantienen el agua fría por horas y no pesan, mientras que las de vidrio son geniales para tenerlas en tu escritorio.

 

3. Ten una taza reutilizable

Y llévala cada vez que vayas a comprar café. Solo debes pedir que, en lugar de que te lo sirvan en un vaso desechable, lo hagan en el que llevas. También deberías hacerlo en tu lugar de trabajo, donde lo ideal es que tengas tu propio vaso y así evitar usar los de cartón.

 

4. Dile adiós a los sorbetes de plástico

Popotes, pajitas, sorbetes, bombillas. Si son descartables no los necesitas. Puedes comprar los que están hechos de bambú, acero inoxidable, papel, silicona, vidrio especial, o simplemente no usar ninguno y listo. Es muy importante renunciar a este producto, ya que tardan más de 200 años en desintegrarse.

 

5. Ten una bolsa reutilizable

Siempre es mejor llevar contigo una bolsa de tela. Las bolas de plástico tardan más de 1000 años en desaparecer del planeta y se utilizan una sola vez, en cambio las de tela se pueden usar todas las veces que quieras.

 

6. Cuando pidas comida, diles que no incluyan cubiertos

Muchas veces cuando pides comida a domicilio te incluyen cubiertos de plástico. Esto no tiene ningún sentido ya que en tu casa tienes cubiertos reutilizables.También ayudaría mucho que lleves contigo cubiertos, para usarlos cuando vayas a comer en un sitio que ofrezca cubertería de plástico.

 

7. Compra las verduras sin envoltura

En lugar de comprar legumbres, hierbas, verduras y frutas pre-empaquetadas, compra las que vienen sin envoltorio de plástico.

 

8. Elige los mercados independientes

Cambia las grandes cadenas de supermercados por los mercaditos independientes, orgánicos y/o al aire libre. No solo estarás comiendo más saludable, sino que obtendrás productos sin tanto envoltorio que se transforma en desperdicio.

 

9. Usa una copa menstrual

Al igual que un tampón o toallita sanitaria la copa retiene el flujo menstrual, pero lo que la diferencia de los demás productos es que no causa irritaciones ni contiene químicos tóxicos, es hipoalergénica, es reutilizable, protege de infecciones y está hecha a base de silicona y no de plástico.

 

10. Usa barras de jabón

Reemplaza el jabón líquido por las barras de jabón. ¿La razón? No vienen en botellas de plástico y, si los compras artesanales, no solo huelen delicioso, sino que son más saludables para tu piel

 

11. Compra un infusor de té

De esta manera evitas consumir el té que viene en bolsitas, y reduces tus desechos.

 

12. No uses filtros de café

Si vas a comprar una cafetera nueva, que sea de las que no utilizan filtro. Si ya tienes una, usa filtros reutilizables y no de papel.

 

13. Hazte amigo de lo "vintage"

Aprovecha que lo vintage está de moda. Compra ropa, accesorios y objetos de decoración de segunda mano: puedes encontrar cosas en excelente estado que de otra manera se tirarían a la basura.

 

14. Compra de manera consciente

Antes de comprar cualquier cosa piensa muy bien si lo necesitas y si tendrá un impacto positivo en tu vida. Compra de forma responsable: consume marcas sustentables, lee las etiquetas de todo, y reutiliza lo más que puedas.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Cultura