Frederick Grant Banting

Martes, 15 Noviembre 2016 02:23 Escrito por

(Alliston, 1891 - Harbor, 1941) Médico y fisiólogo canadiense. Dedicado al estudio de la diabetes mellitus, inició en 1921, con la ayuda de Charles Herbert Best y James Bertram Collip, una serie de investigaciones y experimentos que le permitieron aislar la sustancia que llamó «isletina», hoy conocida como insulina. Compartió el premio Nobel de Medicina de 1923 con John James Macleod, Charles H. Best y James Collip.

Frederick Banting comenzó en Toronto la carrera eclesiástica, que abandonó al poco tiempo para dedicarse a la medicina; tras finalizar sus estudios se incorporó al Cuerpo Médico del Ejército Canadiense, y fue distinguido con la Cruz Militar por su valentía. Al terminar la guerra se instaló en London (Ontario), donde fue ayudante de fisiología en la Universidad de Ontario Occidental. Profesor desde 1923 en la Universidad de Toronto, en 1930 pasó a ser director del Instituto Banting.

 

Sus investigaciones acerca de la diabetes mellitus lo llevaron a desarrollar, en 1921, un método para obtener una hormona, la insulina, cuya carencia era la responsable de la enfermedad. Llevó a cabo estos estudios en la Universidad de Toronto, junto con Charles Herbert Best, utilizando perros para sus experimentos; un año después obtuvieron extractos de insulina, que purificaron con la ayuda del químico James Bertram Collip. A partir de 1923 comenzó la extracción de insulina pancreática a partir de cerdos, y desde entonces se ha utilizado en el control de los niveles de glucosa en los pacientes diabéticos.

 

En 1926 se aisló la insulina en forma pura, pero hasta 1966 no fue posible su síntesis, la cual se logró gracias a las investigaciones de Frederick Sanger, que había deducido la estructura química de la hormona; la insulina empezó a fabricarse industrialmente en 1982 en el Reino Unido. Durante la Segunda Guerra Mundial, Frederick Banting se unió al ejército para prestar sus servicios médicos y realizó investigaciones sobre los gases utilizados en la guerra. Murió en un accidente aéreo cuando sobrevolaba el puerto de Musgrave (Terranova).

 

 

Cómo reducir tu factura de agua a la mitad

Martes, 08 Noviembre 2016 03:09 Escrito por

Aunque el agua es un recurso indispensable para la vida, los seres humanos contaminamos y desperdiciamos grandes cantidades de ella a diario. Muchas veces, este derroche se debe a la falta de información o al pensamiento de que se trata de un recurso prácticamente infinito.

Tú puedes ayudar a revertir esta situación desde tu lugar que, aunque consideres insignificante, seguramente sumado a muchos otros pequeños cambios podrán hacer la diferencia.

Para "comenzar por casa", además de revisar si existen pérdidas en las tuberías, también puedes realizar pequeñas y simples instalaciones. De esta manera, reducirás tu consumo de agua y podrás beneficiar no solo al planeta, sino también a tu bolsillo, ya que achicarás tu factura a la mitad o ¡aun más!

En la ducha

Aunque no lo creas, algo tan habitual como una ducha diaria puede gastar alrededor de 20 litros por minuto. Además de reducir el tiempo que pasas debajo del agua y cerrar el grifo al enjabonarte, también puedes instalar fácilmente un reductor de flujo de agua.

Esta pequeña pieza se coloca entre la tubería y el cabezal de ducha, generando una mediación en el curso de agua que reduce a la mitad el flujo. También existen cabezales de ducha que ya contienen el reductor instalado en su interior.

Utilizar estos elementos no implica un gran gasto de dinero y pueden hacerte ahorrar miles de litros de agua al año.

 

En las llaves de agua

Además de controlar las pérdidas de los grifos de tu hogar, el uso de pequeños aireadores en las llaves de agua del baño o la cocina te permitirá reducir tu consumo de 10 a 5 litros por minuto.

Estos accesorios se adaptan a las griferías y requieren un simple mantenimiento: sólo debes quitarlos y limpiarlos cada cierto tiempo; ¡ni siquiera necesitas otra herramienta más que tus manos para hacerlo! Así podrás bajar hasta un 60 % el consumo de agua.

 

En el retrete

Las descargas de los retretes consumen entre el 30% y el 40% de todo el agua que se utiliza en los hogares. La opción más económica para reducir este consumo es la instalación del sistema de doble descarga.

 

Este sistema que se está comenzando a implementar en los retretes modernos, permite elegir entre una descarga de pocos litros (para desechos líquidos) y otra mayor (para sólidos). A través de esta sencilla instalación es posible ahorrar unos 10.000 litros de agua al año por persona.

También existen kits que te permitirán transformar tu retrete convencional en uno de doble descarga.  Este kit está formado por 3 componentes: un nuevo sistema de entrada de agua con un flotador que ocupa poco espacio y permite ajustar la altura de agua en el depósito, el sistema de descarga en sí y el botón de doble descarga que reemplaza la palanca tradicional.

Además de esta alternativa, también existen otras opciones como el uso de baño seco o compostero, aunque todavía muy pocas personas se animan a implementarlo.

 

En la lavadora

Las nuevas lavadoras ya contemplan sistemas de ahorros de agua que permiten hacer un lavado utilizando 80 litros de agua; 120 litros menos que las lavadoras antiguas.

Si aun tienes un viejo modelo, también puedes hacer tu pequeño aporte llenando la lavadora en toda su capacidad para ahorrar agua. Además, si utilizas jabones ecológicos podrás reutilizar el agua, por ejemplo, para regar las plantas de tu jardín.

 

 

Los beneficios de la hoja de coca

Viernes, 28 Octubre 2016 20:55 Escrito por

La coca es una planta que crece naturalmente en América del Sur, especialmente en Perú y Bolivia. Además de formar parte de rituales sagrados de los pueblos originarios de la región, la hoja de coca posee una gran cantidad de nutrientes.

Los pueblos andinos, desde hace siglos, mastican las hojas de esta planta y beben mate de coca, sin que esto les genere, como algunos suelen pensar, perjuicios para su salud. De hecho, la coca fue, para ellos, una forma de calmar la sed, el hambre, el frío y el cansancio; una realidad con la que conviven todos los días.

Que se siga pensando de esta manera tiene más que ver con el tabú que existe sobre la hoja que con propiedades en sí mismas.

La hoja de coca en su forma natural es un estimulante inofensivo y ligero, como el café. La Organización Mundial de la Salud señaló que en este estado es beneficiosa y posee propiedades alimenticias y curativas.

¿Por qué el tabú entonces? Porque uno de los alcaloides que contienen sus hojas es la cocaína. Pero, la cantidad que posee es entre un  0,5 y 1%. Esta cantidad, además de ser mínima, no tiene ninguna relación con los efectos que provoca la droga procesada.

¿Qué beneficios trae?

Es un estimulante ligero

Ayuda a combatir el hambre y la sed

Ayuda a atenuar los mareos en las regiones altas de montañas

Refuerza la flora intestinal

Calma el dolor (de garganta, de muelas, reumáticos)

Puede servir para curar heridas por su acción antiséptica

Contiene más fibra que algunas legumbres, vegetales y frutas

Es rica en vitaminas, hierro, proteínas y calcio

Aumenta la resistencia física

Es digestiva y diurética

Estimula la función respiratoria

Ayuda a la eliminación de grasas

Mejora el funcionamiento del hígado.

 

Se puede consumir en té, mate o en harina; o también, como es habitual en los pueblos andinos, masticarla y escupirla.

En Francia, todos los supermercados que no cumplan con la normativa de donar la comida que no vendan tendrán que hacer frente a sanciones económicas e incluso a penas de cárcel

El desperdicio de comida en todo el mundo ha sido un tema de controversia y rechazo durante muchas décadas.

Se estima que cada año más de 1,3 millones de toneladas de alimentos van a parar a la basura, mientras que en muchos lugares mueren por desnutrición y hambre.

Durante muchos años se ha luchado por disminuir esa cifra, pero los resultados de los estudios demuestran que aún hay una pérdida anual significativa.

La principal crítica contra los grandes distribuidores es que muchas veces dejan perder una parte importante de sus alimentos en lugar de donarlos para los más necesitados.

Por esta razón, desde mediados del año pasado en Francia, un hombre de 35 años llamado Arash Derambarsh propuso la iniciativa de crear una ley para impedir que los supermercados desechen alimentos que no vendan.

La idea de Arash sugiere que, en lugar de desperdiciar, los establecimientos hagan donaciones a organizaciones benéficas y bancos de alimentos para que ellos los distribuyan entre quienes lo necesitan.

Tras una campaña multitudinaria apoyada por compradores y activistas que luchan contra la pobreza, el Senado Francés aprobó por unanimidad la ley que beneficiará a miles de personas sin hogar.

 

Francia, el primer país del mundo en aplicar esta ley

La decisión del Senado Francés convirtió a Francia en el primer país del mundo que prohíbe a los supermercados el desperdicio o destrucción de comida.

Los establecimientos de más de 400 metros cuadrados tendrán la obligación de firmar contratos de donación con entidades benéficas pues, de no hacerlo, tendrán que abonar una multa de 75 000 euros o dos años de prisión.

 

La noticia ha alegrado a los promotores de las organizaciones benéficas, pues aseguran que esto les ayudará a aumentar la calidad y diversidad de los alimentos que reciben para distribuir.

Jacques Bailet, jefe de la red de bancos de alimentos francesa, expresó que espera que la medida sirva para incrementar la donación de frutas, verduras y carnes que, en términos nutricionales, son el mayor déficit que tienen ahora.

Los responsables de la recogida y el almacenamiento de todos los alimentos serán los bancos y organizaciones benéficas registradas, que esperan también aumentar el personal para hacer más efectivo el manejo de la nueva afluencia de alimentos.

Muchos de estos serán entregados en comedores comunitarios y centros adecuados, en lugar de ser repartidos en las calles.

La ley también castigará a los supermercados que echen a perder las comidas a propósito, una práctica que ha incrementado en muchos establecimientos con el fin de evitar que las personas que hurgan en la basura coman de sus contenedores.

Y es que, por desgracia, en los últimos años ha aumentado el número de familias, estudiantes y personas sin empleo que buscan en los basureros aquellos productos que aún son aptos para el consumo y que han sido tirados por estar próxima su fecha de consumo preferente.

El inconveniente es que en muchos lugares rocían con lejía los alimentos que se tiran para, según ellos, evitar intoxicaciones alimentarias por ingerirlos en estas condiciones.

Por su parte, hay quienes los almacenan en bodegas privadas donde luego los recolectan los camiones de la basura.

 

Los próximos retos de las organizaciones benéficas…

Con este primer logro alcanzado, las organizaciones benéficas se preparan para cumplir con los retos que vienen a partir de ahora.

El primero será encontrar más voluntarios dispuestos a colaborar con el manejo y distribución de los alimentos. También necesitarán más camiones, depósitos y refrigeradores que permitan atender al incremento de las donaciones.

 

Por otro lado, el principal objetivo será persuadir a la UE para que consideren decretar una medida similar en los demás Estados miembro.

El desperdicio de comida en Francia corresponde en un 11% a las tiendas, en un 67% a los consumidores y en un 15% a los restaurantes; por lo tanto, los promotores de esta iniciativa saben que aún hay mucho por hacer.

No obstante, con la ley decretada saben que han dado uno de los pasos más importantes hacia una sociedad más consciente y sostenible.

Bailet asegura que con tan solo un incremento del 15% de las donaciones provenientes de supermercados podrán entregarse 10 millones de platos más de comida al año.

 

El sueño a largo plazo es que muchos países del mundo adopten leyes como esta para disminuir el desperdicio pero, sobre todo, para darles la oportunidad de comer a quienes lo necesitan.

Con el paso del tiempo su trabajo es cada vez más relevante, literatura que le valió el Premio Cervantes y el Nobel en 1990

Hablar de Octavio Paz es hablar de letras, ideas, sensaciones y sentimientos. Un indiscutible referente en la visión de la vida. Paz es inigualable, tanto que no se le puede catalogar en un género definitivo, su obra lo convierte en el actor de las realidades de diversos mundos, Méxicos distintos, pero que no por eso dejan de ser reales.

Octavio Paz nació el 31 de marzo de 1914 en la Ciudad de México; traía las letras en la sangre, pues era nieto del escritor Irineo Paz y comenzó a demostrar su inclinación a la literatura desde muy temprana edad. Este amor por la lengua, fue lo que lo hizo acreedor al Premio Nobel de Literatura en 1990; siendo, hasta hoy, el único escritor mexicano en recibir esta distinción.

El también ensayista estudió la carrera de Derecho y también Filosofía y Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México; entre sus datos curiosos, se sabe que Paz combatió en el bando republicano en la Guerra Civil de España, país al que viajó en 1936. Mientras vivió en París, Paz se relacionó con escritores de la talla del surrealista André Breton, así como con el poeta Benjamín Péret.

De amores, Octavio Paz se casó en dos ocasiones, la primera con la también escritora Elena Garro, que conoció cuando ella tenía 17 años, y con quien realizó múltiples viajes alrededor del mundo, siendo una de sus grandes musas y quien le dio una hija, Helena Paz Garro. Y en segundas nupcias se unió a la francesa Marie-José Tramini, en 1964 para el resto de la vida, y a quién dedicó gran parte de sus poemas.

Con información de ehowenespanol.com, quo.mx, bbc.co.uk, lanacion.com.ar

Luna Silvestre -1933

Es la primera recopilación de sus poemas publicados. Gran parte del volumen se recopiló mientras trabajó en la revista “Barandal”. Fue en esa época donde se animó a publicar la revista “Taller”, para después lanzar “Entre la piedra y la flor”.

El laberinto de la Soledad -1950

Análisis extenso de la idiosincrasia mexicana, pasando por los Hijos de La Malinche, el pachuco de ese entonces, la religión como refugio para la tristeza y la pobreza que existe en el país. Es una lectura obligada para entender a México.

Salamandra -1962

Un libro de poesía considerado uno de los más surrealistas que publicó el autor. Se dice que este texto no es una opción adecuada para todo tipo de personas, pues requiere cierta preparación y predisposición del lector.

Blanco -1966

Escrito en tres columnas, para permitir que el lector pudiera realizar un viaje de sensaciones visuales y literarias, que hoy gracias a la tecnología permite leerlos, como Paz lo hubiera deseado. Está disponible para iPad en una versión interactiva editada.

Libertad bajo palabra -1960

Recopilación de poemas dividido en 5 secciones: Bajo tu clara sombra, Calamidades y milagros, Semillas para un himno, ¿Águila o sol? y La estación violenta, que incluye, entre otros, el famoso Piedra de sol. Obra dedicada al amor, a la mujer.

Conjunciones y Disyunciones -1969

Gracias a los largos viajes de Paz, este es el resultado de una comparación entre las costumbres de Oriente y Occidente. Debido a que es un libro de carácter universal, no es fácil de entender.

Los Hijos del Limo -1974

Un ensayo sobre la poesía, los dos favoritos del autor reunidos en uno solo. Discute sobre los orígenes, el análisis y las comparaciones sobre corrientes como el romanticismo, la ilustración y las letras modernas.

El Ogro Filantrópico -1979

Se refiere en este libro al Estado como un ente que trabaja por las mayorías, que esconde sus intereses bajo el manto de preocupación. Paz fue embajador de México en la India, renunció al cargo luego de la matanza de 1968 en Tlatelolco.

Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe -1982

Es la base biográfica de la vida de la monja que se reveló en una época donde la mujer no era reconocida ni permitida a estudiar. Paz escribe con más libertad, la que le da el haberla hecha como ensayo.

El fuego de cada día -1989

 

Recopilación de poemas elegidos y prologados por Paz. Ya mayor, el escritor se divierte en un vaivén de poesía. Indispensable para leer la clara muestra de una realidad hecha de cambios, los cambios en la realidad misma del autor.