El Gobierno de Estados Unidos emitió este martes una alerta de viaje para Colima, Guerrero, Sinaloa, Tamaulipas y Michoacán, debido al incremento de homicidios, secuestros y robos, especialmente de autos.

El Departamento de Estado del país vecino recomendó a sus connacionales que no viajen a dichas entidades y les pidió tomar las precauciones necesarias ante los altos índices de violencia que se viven actualmente.

“El Gobierno de Estados Unidos tiene una capacidad limitada para proporcionar servicios de emergencia a ciudadanos estadounidenses en muchas áreas de México, ya que los empleados del Gobierno estadounidense tienen prohibido viajar a estas áreas”, precisó en un comunicado.

Asimismo, detalló que sus trabajadores no pueden realizar viajes interurbanos después del anochecer, ni conducir desde la frontera de hacia el interior de México, con la excepción del viaje diurno en la carretera 15 entre Nogales y Hermosillo.

Las autoridades estadounidenses exhortaron a los ciudadanos que deben trasladarse por territorios mexicanos para que utilicen las carreteras de peaje y eviten conducir de día; así como para tener mucho cuidado al acudir a un cajero automático, o ser más cautos al visitar casinos, bares o antros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Internacional

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) informó el viernes en un sitio web a los contratistas federales que el 6 de marzo o en los días cercanos se publicará una solicitud de ofertas y a mediados del siguiente mes se adjudicarán los contratos. Por la mañana el magnate adelantó que el muro estaría construido antes de lo previsto.

El Gobierno de Estados Unidos planea que a mediados de abril empiece a adjudicar contratos a empresas para la construcción de un muro en la frontera con México, propuesto por el Presidente Donald Trump.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus iniciales en inglés) informó el viernes en un sitio web para los contratistas federales que el 6 de marzo o en los días cercanos se publicará una solicitud de ofertas.

Las empresas tendrán que presentar para el 10 de marzo “documentos conceptuales” para el diseño y la construcción de prototipos.

La CBP reducirá el campo de contratistas para el 20 de marzo y exigirá que los finalistas renueven sus ofertas para el 24 de marzo, con un precio adjunto.

El calendario muestra que Trump sigue con sus planes de construir un muro en la frontera de 3 mil 200 kilómetros (2 mil millas) con México.

Trump dijo el viernes a la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés) que la construcción comenzará “muy pronto” y que los planes van más rápido de lo previsto.

"El Presidente estadounidense Donald Trump dijo hoy que Estados Unidos provee seguridad otras naciones al tiempo “que dejamos nuestra propia frontera abierta. Todo el mundo puede entrar. Pero no se preocupen, vamos a poner un muro. Vamos a sacar a la gente mala de este país”.

Su afirmación sobre una frontera abierta es falsa. El número de arrestos por cruces fronterizos ilegales — la mejor manera de medir cuántas personas tratan de cruzar ilegalmente — sigue a su nivel más bajo en 40 años. El gobierno federal durante las presidencias de George W. Bush y Barack Obama amplió aproximadamente al doble la cantidad de agentes de la Patrulla Fronteriza en el último decenio.

Además, el número de personas expulsadas del país desde que Trump asumió la Presidencia el 20 de enero no ha sido publicado. No hay evidencia que respalde su afirmación el jueves de que se están expulsando a inmigrantes ilegalmente en el país a una tasa “que nadie ha visto antes”. Las deportaciones fueron numerosas bajo Obama.

 

En enero, 16 mil 643 personas fueron deportadas, una baja respecto a las 20 mil 395 de diciembre, pero similar a las cifras mensuales a inicios del 2015 y el 2016.

 Este mes, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional dijeron que 680 personas fueron arrestadas en una operación de una semana para encontrar y detener a inmigrantes delincuentes que viven ilegalmente en Estados Unidos. Tres cuartas partes de esas personas habían sido condenadas de delitos, dijo el secretario de Seguridad Nacional John Kelly. El resto no. El gobierno no ha dado información sobre quiénes fueron arrestados en esa redada, por lo que es imposible determinar cuántos pandilleros o narcotraficantes estaban en ese grupo. No estaba claro además cuántas de esas “malas personas” han sido deportadas.

Esa redada fue planeada antes que Trump asumió la Presidencia y ha sido descrita alternativamente como una operación de rutina y un indicio de su promesa de combatir duramente la inmigración ilegal. Operaciones similares durante el gobierno de Obama arrojaron miles de arrestos.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Internacional