México, 27 Ene (Notimex).- El Gobierno de la República recordó a los connacionales que viven en el extranjero que cuentan con protección consular y que sin importar su situación migratoria tienen derecho a recibir información en los rubros migratorio, de derechos humanos, penal, administrativo, laboral y familiar, entre otros.

Ese apoyo se ofrece a través de los consulados, oficinas del gobierno de México en el extranjero cuya principal misión es proteger los derechos e intereses de la población mexicana que vive fuera de territorio nacional.

Con ese objetivo dichas áreas de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) han establecido alianzas con líderes comunitarios, autoridades locales, distritos escolares, grupos de migrantes, medios de comunicación e instituciones bancarias, religiosas, bancarias y académicas de los países donde se encuentren asentadas.

En una infografía publicada por la Presidencia de la República en su cuenta en Twitter @PresidenciaMX, subrayó que en esos lugares se pueden hacer trámites relacionados con el pasaporte, la matrícula consular, la credencial para votar y la cartilla militar.

También con el registro de nacimiento, con los requisitos para contraer matrimonio y con la obtención de copias vertificadas de actas de nacimiento y de defunción, y otros asuntos como poderes notariales y testamentos.

A través de sus consulados el gobierno de México otorga recursos extraordinarios para brindar orientación, asesoría y/o representación legal a los connacionales en Estados Unidos a través de abogados y firmas legales.

La cancillería mexicana también cuenta con la Ventanilla de Atención Integral para la Mujer (VAIM) que tiene como propósito brindar herramientas para el empoderamiento de las mujeres migrantes y proteger sus derechos.

En tanto, a través del Instituto de los Mexicanos en el Exterior, se desarrollan programas en los ámbitos de la educación, cultura, salud, desarrollo económico, formación de liderazgos y empoderamiento comunitario, entre otros.

México cuenta con la red de consulados más grande del mundo en otro país. Actualmente tiene 51 representaciones consulares en Estados Unidos, incluida la de San Juan, Puerto Rico.

 

 

 

Phoenix, Arizona.- El senador republicano John McCain, uno de los más influyentes en Estados Unidos, dijo estar “sumamente preocupado” por la intención del presidente Donald Trump de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“Cualquier esfuerzo para restringir o imponer nuevas barreras a nuestra capacidad para comerciar con México y Canadá podría poner en peligro el futuro de este acuerdo comercial y tener graves consecuencias para Arizona y el país”, advirtió McCain.

“Los hechos demuestran claramente que el TLCAN ha proporcionado enormes beneficios económicos a los ciudadanos de mi estado natal desde que entró en vigor en 1994”, aseguró en un comunicado.

McCain, quien fue candidato a la Presidencia en 2008, recordó que “en sólo dos décadas, las exportaciones de Arizona a Canadá y México han aumentado en cinco mil 700 millones de dólares, un 236 por ciento”.

“Hoy en día, el comercio internacional apoya más de uno de cada cinco empleos en Arizona, que pagan salarios que son aproximadamente 18 por ciento más altos”, dijo.

Añadió que “las importaciones al estado también han reducido el costo de las materias primas, permitiendo que las empresas de Arizona sigan siendo competitivas y reduzcan los costos para los consumidores” de la entidad.

El libre comercio estimula el crecimiento económico, crea puestos de trabajo mejor pagados, reduce el costo de bienes y servicios y profundiza la relación con los aliados clave de todo el mundo, aseguró el legislador.

Indicó que el libre flujo del comercio “ha sido el fundamento de la política económica de Estados Unidos durante décadas, y un factor importante en nuestra prosperidad y grandeza”.

“Retirarnos del TLCAN y de otros acuerdos comerciales internacionales perjudicará nuestra capacidad para competir en la economía global de hoy, aumentará los costos para los consumidores, amenazará los empleos y socavará nuestras relaciones con nuestros vecinos más cercanos”, advirtió.

 

 

 

La firma agregó que para 2107 las ganancias serán fuertes pero menores que las del año pasado debido que espera menores ventas en Estados Unidos y a las grandes inversiones en los vehículos eléctricos y autónomos.

Por cancelar una planta en San Luis Potosí y ante el pago de pesniones, la empresa estadounidense automotriz Ford registró una perdida trimestral neta de 200 millones de dólares.

La compañía reportó un ingreso neto de 4 mil 600 millones de dólares. Sin embargo, Ford dijo que sus ganancias antes de impuestos alcanzaron 10 mil 400 millones de dólares, las segundas mejores de su historia, mientras que sus ingresos subieron ligeramente a 151 mil 800 millones.

La firma agregó que para 2107 las ganancias serán fuertes pero menores que las del año pasado debido que espera menores ventas en Estados Unidos —su mercado más lucrativo— y a las grandes inversiones en los vehículos eléctricos y autónomos.

Ford canceló la construcción de la planta para los Focus en el cuarto trimestre pero todavía intenta fabricar los carros en México en una planta ya existente.

La empresa dijo que no se perderán empleos debido al cambio porque la fábrica actual de los Focus cerca de Detroit construirá una nueva camioneta pickup compacta y una camioneta SUV.

El jefe de finanzas Bob Shanks dijo que la empresa todavía está tratando de calibrar el impacto de las palabras de Trump, dado que "no existen todavía acciones específicas". Ford espera que haya políticas a favor del crecimiento y un posible recorte de impuestos a las empresas.

"Es algo que vamos a seguir de cerca y a responder apropiadamente cuando se formulen políticas específicas".

Con información de AP

 

 

 

WASHINGTON (AP) — La gran admiración que Donald Trump dice sentir por el pueblo mexicano no ha sido obstáculo para que el nuevo presidente estadounidense cumpla su promesa de construir un muro en la frontera. Incluso al firmar el decreto el miércoles, se mostró convencido de que la decisión mejorará la relación con su vecino del sur.

Al firmar dos acciones ejecutivas, Trump además ordenó suspender fondos federales para las llamadas "ciudades santuario", crear nuevos centros para detener inmigrantes no autorizados y reactivar un programa federal para agilizar deportaciones.

El flujo sin precedentes de inmigrantes ilegales de América Central perjudica a México y a Estados Unidos. Las medidas que adoptamos hoy mejorarán la seguridad en nuestros dos países", dijo el mandatario durante la juramentación de John Kelly como secretario de seguridad nacional.

"Creo que nuestra relación con México será mejor", agregó. "Trabajando juntos en comercio, seguridad fronteriza y cooperación económica, realmente creo que podemos mejorar la relación entre nuestros dos países a un nivel no visto antes, ciertamente no en mucho tiempo".

Además de prometer la construcción del muro, Trump tildó durante su campaña electoral de "criminales" y "violadores" a los inmigrantes mexicanos e insistió en la necesidad de renegociar el tratado comercial que su país suscribió con México y Canadá.

Sin embargo, el miércoles dijo sentir "gran admiración por el pueblo mexicano" y dijo que esperaba gustoso reunirse el 31 de enero con su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto.

Trump no mencionó la presencia del canciller mexicano Luis Videgaray en la capital estadounidense para su primera reunión con el nuevo gobierno estadounidense y el mexicano no ha efectuado comentario sobre este tema.

El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo previamente que México pagaría la construcción del muro de una manera u otra, algo que el gobierno de Peña Nieto ha negado reiteradamente.

Días atrás, Trump mencionó que en un principio el proyecto sería financiado con un proyecto de ley de gastos aprobado por el Congreso y que el gasto luego sería reembolsado por México, aunque no ha especificado cómo lo garantizará.

Spicer explicó que la intención de la medida firmada el miércoles "es iniciar el proyecto, lo antes posible usando fondos existentes. Luego trabajar con el Congreso en un calendario de financiamiento".

El portavoz también agregó que las medidas ejecutivas ordenan reactivar Comunidades Seguras, un programa federal descontinuado por el gobierno de Barack Obama que permitía al servicio de inmigración y aduanas retener a cualquier extranjero susceptible de deportación cuando el FBI verifica los antecedentes a solicitud de las policías locales.

Mientras legisladores republicanos aplaudieron los decretos, demócratas y activistas no demoraron en criticarlos.

Miembros del bloque de congresistas hispanos demócratas dijeron que las órdenes ejecutivas de Trump van en contra de los valores estadounidenses y son una forma "irresponsable" de usar el dinero de los contribuyentes además de no resolver los problemas del sistema migratorio del país.

Joaquín Castro, que representa a Texas en la cámara baja, dijo que el muro representa hostilidad hacia México y significará pérdidas económicas en comercio con el país vecino.

"Me preocupan los efectos en ciudades como Dallas, Houston y el valle del Río Grande que venden tantos productos a México y los empleos en Texas que dependen del comercio con México y los efectos dañinos que estas políticas tendrán", señaló.

Los líderes de una coalición de 40 organizaciones latinas del país dijeron el miércoles estar "consternados" y "horrorizados" con la firma de las órdenes ejecutivas, que aseguraron atacan de forma directa a familias inmigrantes y provocarán el miedo de éstas a la hora de reportar crímenes, perjudicando así la seguridad nacional.

Janet Murguía, presidenta y directora ejecutiva del Consejo Nacional de La Raza, destacó que el muro en la frontera con México es un "muro de intolerancia" y durante una llamada con periodistas expresó temor porque "esto desencadene una ola de acoso" hacia la comunidad latina.

Los líderes de grupos como La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos también dijeron que la construcción del muro no tiene ningún sentido cuando la migración neta desde México está ahora a cero.

Horas después de que Trump firmara los decretos, decenas de manifestantes se concentraron en las inmediaciones de la Casa Blanca para expresar su repudio con pancartas que rezaban "Aquí estamos y nos quedamos", "Tú, yo todos somos América" y "No al muro".

Ambar Pinto, una integrante de la organización United We Dream de 23 años de edad, calificó las medidas como "atroces" e "injustas" y dijo que "no nos quedaremos en silencio. Pelearemos contra la criminalización".

Por su parte, el congresista republicano Bob Goodlatte —presidente de la comisión judicial de la cámara baja— aplaudió los decretos y dijo que espera trabajar con Trump en nueva legislación "para incrementar la seguridad fronteriza, restaurar el estado de derecho y mejorar nuestras leyes migratorias".

En los siguientes días se espera que Trump tome nuevas medidas para restringir el flujo de refugiados a Estados Unidos. Los planes propuestos incluyen al menos una suspensión de cuatro meses a todas las autorizaciones de ingreso de refugiados, así como una prohibición temporal a la gente que venga de algunos países de mayoría musulmana, de acuerdo con un representante de una organización de políticas públicas que monitorea asuntos de refugiados.

 

 

 

 

Si pensaron que este año no iba a estar un mexicano nominado al Oscar, se equivocan.

Rodrigo Prieto fue nominado esta mañana a un premio Oscar en la categoría de Mejor Fotografía por la película Silence, de Martin Scorsese. Lo cual nos da mucho gusto y alegría.

Prieto no la tendrá fácil, pues compite contra Bradford Young, Arrival, Linus Sandgren, La La Land, Grieg Fraser, Lion y James Laxton, Moonlight.

Cabe destacar que no es la primera vez que Prieto está nominado al Oscar, en 2005 la Academia reconoció su trabajo por la cinta Brokeback Mountain del director Ang Lee.

Si quieren conocer más sobre el trabajo del fotógrafo de 52 años, basta ver las películas The Wolf of Wall Street, Argo, Wall Street: Money Never Sleeps, Los abrazos rotos, Amores Perros, entre otras.

Tal parece que hay algo en con los fotógrafos mexicanos que conquistan a los estadounidenses. Lo decimos porque en caso de que llegara a ganar Rodrigo Prieto esta categoría, sería el cuarto Oscar que un mexicano se lleva. Los tres pasados le pertenecer a Emmanuel Lubezki por su participación en Gravity, Birdman y The Revenant.

 

 

 

 

En Manhattan, la isla más famosa y popular de Estados Unidos , se encuentra el Metropolitan Correctional Center, la cárcel que en estos días hospeda a Joaquín "El Chapo " Guzmán, el jefe narco mexicano extraditado al país hace uno días luego de fugarse en más de una oportunidad de prisiones de su país natal.

 

Es un edificio de 12 pisos ubicado entre las oficinas de la fiscalía federal y dos tribunales federales, y protegido por barricadas de acero que pueden frenar hasta un camión de siete toneladas y media, de acuerdo a una nota publicada por el diario El Universal.

El líder del cartel de Sinaloa, que comparte su nuevo hogar con varios colaboradores de Osama Ben Laden, cuenta con todos los recaudos para que nunca más pueda escapar. "Tiene seguridad extra, más allá de lo que habría en una zona restringida de internamiento. No hay ninguna otra división en la Oficina de Penales como la división de alta seguridad en Nueva York.", aseguró Catherine Linaweaver, que fue alcaldesa del penal durante 15 meses antes de retirarse en 2014.

 

Además, en la zona de la prisión hay instaladas cámaras de seguridad complejas que consigue leer un periódico a más de una manzana de distancia.

 

Asimismo, en el piso 10 de esta cárcel, se encuentra la división de internamiento especial, un espacio en el que los reos más peligrosos pasan 23 horas al día en celdas de 6 metros por 3 sin posibilidad de comunicación.

Para asegurar aún más la imposibilidad de escape del jefe narco, fueron pocos los empleados de la prisión autorizados para mantener contacto con el preso, que el viernes pasado se declaró se declaró no culpable de los cargos que le leyeron este viernes en un tribunal de Nueva York, en su primera comparecencia en una corte en EE.UU.

 

Guzmán, que fue asistido por un intérprete y quedó preso sin derecho a fianza, compareció ante el tribunal federal en el condado de Brooklyn, donde se le leyó la acusación en su contra y que motivó su extradición desde México el jueves por la noche.

 

 

 

 

  • En redes sociales ya hay un marcador con la cuenta regresiva para la investidura del próximo presidente de Estados Unidos
  •  

CIUDAD DE MÉXICO.

En redes sociales ya cuentan los días para que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, concluya su mandato.

Al momento en que Trump se convirtió en el presidente número 45 de esa nación, el portal BuzzFeed publicó en su página y en sus cuentas de redes sociales el reloj en cuenta regresiva para que llegue el día de la toma de protesta del próximo mandatario estadunidense.

La publicación originó una ola de críticas, algunas a favor del mandatario Trump y otras miles en su contra.

En las escalinatas del Capitolio, el entrante mandatario juró su cargo como jefe de Estado sobre la tradicional biblia de Abraham Lincoln y otra más, una que le habría regalado su madre. Michael Pence hizo lo propio minutos antes al jurar su cargo como vicepresidente de Estados Unidos.

La asunción del mandatario originó una ola de protestas en Washington.

Los manifestantes se enfrentaron a la Policía lanzando piedras y gases lacrimógenos que dejaron cerca de 90 detenidos y "daños materiales significativos" en el centro de la capital.

El saldo es de "varios heridos leves, alrededor de 90 detenidos y daños significativos" en establecimientos y vehículos, indicó Peter Newsham, director interino de la policía de Washington.

 

 

 

México, (EFE).- El exgobernador mexicano Mario Villanueva, condenado por narcotráfico y preso durante seis años en Estados Unidos por lavado de dinero, arribó hoy al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), donde fue detenido de nuevo por autoridades del país.

"Reciben elementos de Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) y la Agencia de Investigación Criminal (AIC) a Mario Ernesto Villanueva Madrid a las 12.40 hora local (18.40 GMT) en el AICM y cumplimentan orden de reaprehensión", indicó la PGR en Twitter.

En la imagen publicada por el organismo se observa a Villanueva, menudo, delgado y en un jersey blanco y bufanda gris, escoltado por unos cinco agentes.

Villanueva Madrid, gobernador del suroriental estado de Quintana Roo entre 1993 y 1999, fue acusado de facilitar el tráfico de cocaína por Cancún hacia EE.UU. para el cártel de Juárez que encabezó Amado Carrillo, "el Señor de los cielos", hasta su muerte en 1997.

El 8 de mayo de 2010 fue entregado en extradición a Estados Unidos, donde fue declarado culpable de lavado de dinero.

Una corte federal lo sentenció a 131 meses de prisión, acreditándosele el tiempo que ya había estado detenido en México antes de ser extraditado.

Tras la repatriación desde Estados Unidos -donde en las últimas semanas estuvo detenido en el Centro de Atención a Migrantes de Jena, en Luisiana, y anteriormente en una prisión-hospital de Lexington (Kentucky)-, se espera que Villanueva cumpla una condena de 22 años de prisión por narcotráfico.

Una hora antes de su arribo a la Ciudad de México, su abogado Mariano Francisco Herrán Salvatti, destacó que el expolítico deberá ser trasladado a un centro médico debido a su delicado estado de salud.

El repatriado, de 68 años, presenta diabetes, hipertensión y una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), alertó.

Por ello, confió en que a su llegada se le haga una primera revisión médica y que a continuación se lo ingrese en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), que cuenta con la "infraestructura adecuada para atender este tipo de padecimientos".

Emanado de las filas del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece el presidente Enrique Peña Nieto, Villanueva fue detenido en Cancún en mayo de 2001 y sentenciado a seis años de cárcel bajo el cargo de lavado de dinero.

Fue liberado el 21 de junio de 2007, pero a las mismas puertas del Reclusorio Norte de Ciudad de México volvió a ser capturado a petición de Estados Unidos, que lo reclamaba en extradición.

Antes de ser extraditado en 2010, el laberinto legal continuó en México, ya que un juez le condenó en junio de 2008 a 36 años de cárcel por narcotráfico, pero después otro juez le redujo la pena. EFE

 

 

 

Pekín, 13 ene (EFE).- El diario "Global Times", ligado al Partido Comunista de China, publicó hoy un crítico editorial en el que advierte de que si la diplomacia del equipo del presidente electo de EEUU, Donald Trump, prosigue con sus desafíos, ambas partes "deberían pensar en prepararse para un enfrentamiento militar".

"Como Trump todavía tiene que jurar su cargo, China ha mostrado contención cada vez que los miembros de su equipo han expresado puntos de vista radicales, pero EEUU no debería pensar que Pekín tiene miedo de sus amenazas", señala el rotativo, del mismo grupo editorial que Diario del Pueblo.

El artículo responde principalmente a las alusiones que el secretario de Estado designado por Trump, Rex Tillerson, hizo durante su comparecencia ante el Senado el pasado miércoles, donde dio a entender que Washington no permitiría a China acceder a las islas del Mar de China Meridional que reclaman países vecinos.

"A menos que Washington planee lanzar una guerra a gran escala en el Mar de China Meridional, cualquier otro método para evitar el acceso chino a esas islas será estúpido", aseguró Global Times, conocido por sus puntos de vista belicistas y nacionalistas.

El diario incluso lanza la hipótesis de un conflicto atómico, al señalar que "Tillerson haría bien en ponerse al día en estrategias nucleares si quiere que una potencia nuclear (en referencia a China) se retire de sus propios territorios".

China se disputa con otros países de la región, como Filipinas o Vietnam, la soberanía de archipiélagos del Mar de China Meridional como las Spratly o las Paracel, aunque el contencioso se ha enfriado con la llegada a la presidencia filipina de Rodrigo Duterte, partidario de más diálogo con Pekín y de romperlo con Washington.

"Justo en el momento en que Filipinas y Vietnam intentan entibiar sus relaciones con China, las palabras de Tillerson no podrían ser más irritantes", opina Global Times, quien a lo largo del año pasado ya publicó numerosos artículos críticos con Trump.

Tillerson comparó en su comparecencia las acciones de China en las islas disputadas con la anexión rusa de Crimea, y aseguró que el nuevo Gobierno de Trump, que asume la presidencia el 20 de enero, enviará a Pekín una clara señal de que debe detener su ampliación artificial de los islotes de la zona que controla.

En el editorial, Global Times matizó que las palabras de Tillerson, "las más radicales por ahora" que EEUU ha emitido en la cuestión del Mar de China Meridional, podrían haber sido sólo un gesto de cara a la galería, para mostrarse como un político firme hacia Pekín.

Otro diario oficial, China Daily, también se mostró condescendiente, señalando que "es mejor no tomar en serio las declaraciones (de Tillerson) porque son una mezcla de inocencia, cortedad de miras, prejuicios y fantasías políticas no realistas".

Si se pusieran en práctica "en el mundo real" las ideas del futuro secretario de Estado, añade este periódico, "iniciaría un rumbo hacia una devastadora confrontación entre China y Estados Unidos".

 

 

 

Durante toda su campaña y también como presidente electo, Donald Trump ha jugado la carta de que él, y los suyos, pueden hacerlo todo mejor que cualquiera, incluso cuando se trata de asuntos de gran complejidad y riesgo. Y aunque no tengan la experiencia y la infraestructura de otros.

Cierto o falso, un nuevo caso al respecto que ha surgido recientemente es el de la seguridad del nuevo presidente. De acuerdo al portal Politico, Trump estaría decidido a mantener al equipo privado de inteligencia y  seguridad que lo ha protegido durante la campaña, en paralelo y, algunos dirán, en competencia con el Servicio Secreto y otras fuerzas que tradicionalmente se han hecho cargo de la protección de los mandatarios de Estados Unidos.

Donald Trump, entonces precandidato republicano, rodeado de su equipo de seguridad en 2015. Desde entonces, ya como candidato formal y luego como presidente electo, su aparato de seguridad se ha incrementado con la participación del Servicio Secreto y de su equipo privado. (Reuters)

 

Se afirma que Trump aprecia la lealtad y que por ello desea mantener a su aparato de seguridad, dirigido según Politico por Keith Schiller, un exmarino y expolicía de Nueva York que comenzó en 1999 como guardaespaldas del magnate y se convirtió con el tiempo en su jefe de seguridad. Y es de suponer que se siente más cómodo con la protección de esas personas cercanas y de confianza que dependiendo de un aparato de gran capacidad profesional pero que le es ajeno.

Sea como sea, hay dos consideraciones clave. La seguridad de un presidente de Estados Unidos es mucho más compleja y crítica que la de un magnate de los bienes raíces, por más rico que éste sea, y la experiencia, los recursos, la capacidad que se requieren para ello difícilmente pueden lograrse al margen de los equipos que están, justamente, especializados en ello.

Además, al propio Servicio Secreto, uno de cuyos mandatos explícitos es la protección del Presidente, presumiblemente no le sentará bien tener que interactuar con un grupo externo, y las necesidades de coordinación e interacción que tendría que realizar con el equipo privado de Trump podrían entorpecer antes que ayudar. Eso podría, así, operar justo al revés de lo deseado e incrementar los riesgos, a lo que hay que añadir que por su propia naturaleza el Servicio Secreto no comparte información sobre la seguridad presidencial con personas o entidades externas.

Por si fuera poco, como comentó el portal Salon, el equipo de seguridad de Trump ha estado envuelto en tiempos recientes en demandas judiciales en las que se le acusa de haber cometido prácticas de perfil racial, uso excesivo de la fuerza y agresión durante la campaña electoral.

Eso no quiere decir que el aparato de seguridad privada de Trump no sea capaz. En realidad, de acuerdo a Politico, es una fuerza sustantiva en la que se han gastado millones.

Keith Schiller (centro), jefe de la seguridad privada de Donald Trump. (AP)

 

Pero incluso con sus indudables riesgos y complejidades, la protección de un presidente es una tarea mayúscula que deja pequeñas las tareas de protección de un candidato o magnate. Por ello, si bien se afirma que el equipo de seguridad privada de Trump, o al menos Schiller y su núcleo cercano, continuarán sirviendo a Trump en la Casa Blanca, su protección seguirá en gran medida a cargo del Servicio Secreto.

Con todo, dado que se ha comentado que Trump aprecia a Schiller no sólo como guardaespaldas o jefe de su seguridad sino como un asesor en muchos otros asuntos, es posible que él continúe al servicio del nuevo presidente como un híbrido entre asesor y agente de seguridad. Pero las peculiaridades de su misión y qué tanto en ella participarían fuerzas ajenas al Servicio Secreto son una incógnita.

Para expertos consultados por Politico, resulta sin precedentes (y hasta podría decirse que insensato) que el Servicio Secreto interactúe con un equipo externo en tareas de seguridad directa del presidente. Ciertamente, las policías locales tienen con frecuencia responsabilidad sobre el entorno en el que se desarrollan las actividades presidenciales, pero la seguridad directa y cercana ha sido, por ley, responsabilidad del Servicio Secreto. Una entidad que desde luego no es perfecta y ha enfrentado escándalos en el pasado, pero que en todo caso es la rama especializada de las fuerzas del estado para proteger a los presidentes.